Roberto Rivas es un bombero de A Coruña que se negó a realizar el desahucio de una anciana de 85 años, costurera de profesión, Aurelia Rey, en febrero del 2013. Roberto tenía que cortar la cadena que impedía pasar a los funcionarios judiciales y policías municipales a la vivienda de Aurelia, que debía dos mensualidades, y dijo que no, que no pensaba ayudarles.

Acto seguido, cogió de una pared un cartel de ‘Stop Desahucios’ y lo mostró. Se le impuso una multa de 600 euros por infracción administrativa a la que presentó recurso y el pasado jueves el Juzgado de lo Contencioso Administrativo número 4 de A Coruña ratificó la sanción por “provocación de reacciones en el público que alteran o pueden alterar la seguridad ciudadana”. El bombero ya ha anunciado que no recurrirá la sentencia.

Es decir, que fue Roberto el que incitó la violencia. No el juez que dictó el desahucio, ni los funcionarios judiciales que quisieron llevarlo a cabo y echar a Aurelia, 85 años, a la calle. No, fue el bombero. “No necesito de ningún juez, ni juzgado para sentirme inocente. Duermo tranquilo. Son los políticos los que incitan a la violencia con los actos de corrupción, los desahucios en sí mismos, no los movimientos sociales o las personas que luchan en la calle por sus derechos y contras las leyes injustas instauradas en la sociedad”, declaró a la salida del juzgado.

Ciudadanos incapaces de pagar sus deudas con los bancos son desahuciados de sus viviendas mientras los bancos acumulan casas y pisos vacíos. En Catalunya, por ejemplo, existen actualmente 450.000 pisos de bancos vacíos. Sólo el 2% de ellos se destinan a fines sociales. Hagan las cuentas y pregúntense: ¿Y qué hacen con el resto? Nada. Absolutamente nada. 

El mismo jueves en el que Roberto Rivas supo que el Juzgado ratificaba la sanción de 600 euros, Cruz Roja presentó su último informe sobre vulnerabilidad. Dos millones y medio de personas viven hoy en el umbral de la pobreza y la situación se está cronificando. Ocho de cada 10 son trabajadores pobres a los que el impacto de la crisis les está afectando también en su salud ya que ni siquiera tienen dinero para pagarse las medicinas. Más datos del informe: El 85% de las personas atendidas por Cruz Roja tienen hijos a su cargo. El 78% sobrevive sin ingresos. El 43,5% tiene estudios secundarios. El 7,8% tiene incluso estudios universitarios. Desde que comenzó la crisis ha subido en un 166% las personas que acuden a la ONG. El año pasado aumentaron los problemas relacionados con la vivienda. El 20% no pudo pagar el alquiler. El 13% no podía pagar la luz, el gas o el teléfono.

El mismo jueves en que Roberto Rivas afirmó dormir tranquilo el Banco de España publicó también un informe según el cual los desahucios volvieron a aumentar en el primer semestre del 2014 con un avance del 17%, lo que equivale a 1.218 familias que fueron desalojadas de sus casas.

El mismo jueves en el que Roberto Rivas renunció a recurrir la sentencia de 600 euros, el BBVA publicó su estudio sobre el Observatorio de Empleo. ¿Y qué medidas proponía el banco? Abaratar el despido y, como gran novedad, que los nuevos contratados destinen parte de su sueldo a un fondo que se usaría en caso de que fuesen despedidos. Es decir, que los trabajadores sufraguen parte de su despido. El BBVA, por cierto, según sus propios datos hechos públicos, ha ganado 3.077 millones en los primeros nueve meses del año.

Tomando solo como ejemplo el pasado jueves. ¿Dirían ustedes que es Roberto Rivas el que provoca reacciones, altera el orden público e incita a la violencia? Yo digo que no. De hecho, de todo lo escrito aquí el único que no me altera es Roberto.

Fem servir cookies pròpies i de tercers per millorar els nostres serveis mitjançant la personalització de l'accés a la nostra pàgina, així com per mostrar-vos publicitat relacionada amb les vostres preferències mitjançant l'anàlisi dels vostres hàbits de navegació. Si continueu navegant, hom considera que n'accepteu el seu ús. Podeu canviar-ne la configuració o obtenir més informació accedint a l'avís legal del peu del web.

Més informació

Acceptar cookies

POLÍTICA D'ÚS DE LES COOKIES.

¿Què són les cookies?

Una cookie és un fitxer que es descarrega al vostre ordinador a l'accedir a  pàgines web determinades. Les cookies permeten a una pàgina web, entre d'altres coses, emmagatzemar i recuperar informació sobre els hàbits de navegació d'un usuari o del seu equip i, segons quina informació continguin i de quina manera s'empri, poden servir per  reconèixer l'usuari i facilitar-li la navegació i l'ús que en faci de la pàgina web.

¿Quins tipus de cookies fa servir aquesta pàgina web?

• Cookies d'anàlisi: Són les que, ja siguin  tractades per nosaltres o bé per un tercer, ens permeten quantificar el nombre d'usuaris que hi accedeixen,  per tal d'efectuar la mesura i l'anàlisi estadística del ús que en fan els usuaris en general dels servies ofertats a la pàgina web. Amb aquest objectiu,  analitzem la vostra navegació per la nostra pàgina, amb finalitat de millorar-ne el servei i el ventall d'ofertes que li oferim.

• Cookies de personalització: Són les que permeten a l'usuari accedir al servei amb algunes característiques de caràcter general predefinides, en funció d'uns criteris establerts al terminal de l'usuari. A tall d'exemple podem esmentar l'idioma, el tipus de navegador a través del qual s'accedeix al servei i la configuració regional del punt d'accés al servei, etc.


• Cookies publicitàries: Son les que, ja sigui tractades per nosaltres o per un tercer, ens permeten gestionar de la forma més eficient possible l'oferta dels espais publicitaris que hi ha a la página web, tot adequant-ne el contingut de l'anunci al contingut del servei  sol·licitat o a l'ús que en faci l'usuari de la nostra pàgina web. Per axiò, analitzem els vostres hàbits de navegació a Internet i podem mostrar-vos publicitat relacionada amb el vostre perfil de navegació.


Podeu permetre, bloquejar o eliminar les cookies instal·lades al vostre equip mitjançant la configuració de les opcions del navegador que empreu al vostre ordinador.