"Soy tan optimista que me permito el lujo de ser pesimista", me confesó una vez el filósofo Raimon Panikkar durante una entrevista. En mi caso, por desgracia, me sucede lo contrario. Pero según mis mejores amigos, mi empeño es también llevar siempre la contraria. Así que en esos momentos en que toca autoflagelarse y estar sumergido en el catastrofismo y la decepción, una se crece y empieza a ver las bondades del contexto. Porque en algunos escenarios, siempre desde un análisis crítico, coincido con Winston Churchill y defiendo que hay que ser optimista porque "no parece muy útil ser otra cosa".

Bendita locura

"Los que dicen que es imposible no deberían interrumpir a los que lo estamos intentando", aconsejaba Albert Einstein. La electricidad, volar, internet, el fin de la esclavitud, una mujer con pantalón, el matrimonio homosexual, un transplante de corazón... Todo, todo lo que un día consideramos utópico fue construido a base de sueños. Lo que no somos capaces de visualizar mentalmente (imaginar, intuir, presagiar...) nunca ocurre. A veces, para los grandes y más importantes proyectos de la historia, el germen anímico de la utopía pasa de generación en generación hasta que puede materializarse. Ser un soñador no es ser un iluso, sino un creador de nuevas realidades. Sí, de universos paralelos: alguno donde sin violencia se pueda hablar de todo. ¿Qué es un hombre sin sus sueños?, preguntó el genio. ¿Quién quiere que no sueñes?

Discutir es sano

Quizá no se logró el diálogo, pero sí la discusión (incluso entre miembros del mismo partido político). "Familias rotas y amigos enfrentados porque unos son españoles y otros independentistas", repiten algunos para acusar al catalanismo de instigador del debate. La confrontación dialéctica, ideológica y emocional define a una sociedad rica y plural que conduce a la pelea intelectual y al avance social y cultural (lo que vendría siendo la reconciliación dentro de una pareja: aunque no se alcance un acuerdo, se respeta al otro). Si lo que se sugiere es que hermanos y compañeros van a dejar de hablarse porque piensan o sienten diferente, el problema al que se enfrenta este país no es el separatismo sino la mendicidad mental.

"Bueno, pues molt bé, pues adiós"

Las crisis personales, profesionales, políticas y económicas sacan lo mejor y lo peor de las personas, ideologías y Estados. Desenmascaran y obligan a posicionarse (aunque sea en la postura del equidistante, del equilibrista). Es en ese momento en que te conoces y descubres a los demás realmente como son, para bien o para mal. Quizá en un inicio sorprende y duele comprobar que cuando las cosas van mal dadas (y te muelen a palos), sólo queden cuatro junto a ti. Lo positivo es que esos cuatro ya sabes que son para siempre y sólo depende de ti que continúen ahí. A los demás, como si son un millar de empresas y entidades, bon vent!

Internacionalización

Se podrán criticar mil y un aspectos del procés y de quienes lo han encabezado (totalmente de acuerdo), pero el trabajo de internacionalización merece mención cum laude. Obama, Trump, Macron, Merkel o Pamela Anderson situando a Catalonia (no sólo Barcelona) en el mapa. No es tanto el apoyo y apadrinamiento como la visualización (reconocimiento de la existencia) del conflicto. Aunque no todo es mérito del equipo de govern, más bien de las limitaciones varias (culturales, diplomáticas, empáticas, escénicas, mediáticas, democráticas...) del gobierno español que lo hacen capaz de incluso acusar ahora a Rusia de interferir en la situación catalana. En este punto, agradecimiento eterno a Alfonso Dastis tildando de “ falsas” las imágenes de violencia policial del 1-O durante una entrevista en la BBC y que la misma cadena había registrado con sus propias cámaras en Barcelona. #retratados

Movilización ciudadana (el pueblo está vivo, ¡respira!)

Un votante en el referéndum del 1-0 portando una bandera de España mientras deposita su voto (seguramente un "no") es aplaudido por indepes que celebran la libertad de expresión. Ciudadanos rompiéndose la cabeza (literal) para proteger unas urnas que ahora alguien debería estar aprovechando para aprender a hacerse la colada él solito, como los niñ@s mayores. El precioso espectáculo producido por miles de móviles generando luz (esperanza) en la oscuridad (155) durante una concentración para pedir la libertad de los encarcelados. Y cada una de las manifestaciones en defensa del derecho a decidir, totalmente pacíficas y civilizadas, pero también de todas las protagonizadas por esa supuesta mayoría silenciosa que, por fin, bajó a la calle a reivindicar y quejarse de alguna cosa (lástima que no lo hagan también por el paro, los desahucios, la violencia de los ultras, el cambio climático, la contaminación...)

El rey echando horas extras

El procés ha logrado también algo realmente extraordinario: este 2017 Felipe VI se ha visto obligado a trabajar en un segundo discurso dirigido a la nación española, y ya no sólo en el tradicional de Navidad. Pero lo mejor, sin duda, fue contemplar como alguien de su posición (sangre azul, claro) y formación (#elpreparao) perdía los papeles ante toda España, amenazando a Catalunya (a toda, así a lo loco). Hasta el rey Juan Carlos se antojó mucho más sereno, sutil, moderno y estratega el 23-F con Tejero...

Fem servir cookies pròpies i de tercers per millorar els nostres serveis mitjançant la personalització de l'accés a la nostra pàgina, així com per mostrar-vos publicitat relacionada amb les vostres preferències mitjançant l'anàlisi dels vostres hàbits de navegació. Si continueu navegant, hom considera que n'accepteu el seu ús. Podeu canviar-ne la configuració o obtenir més informació accedint a l'avís legal del peu del web.

Més informació

Acceptar cookies

POLÍTICA D'ÚS DE LES COOKIES.

¿Què són les cookies?

Una cookie és un fitxer que es descarrega al vostre ordinador a l'accedir a  pàgines web determinades. Les cookies permeten a una pàgina web, entre d'altres coses, emmagatzemar i recuperar informació sobre els hàbits de navegació d'un usuari o del seu equip i, segons quina informació continguin i de quina manera s'empri, poden servir per  reconèixer l'usuari i facilitar-li la navegació i l'ús que en faci de la pàgina web.

¿Quins tipus de cookies fa servir aquesta pàgina web?

• Cookies d'anàlisi: Són les que, ja siguin  tractades per nosaltres o bé per un tercer, ens permeten quantificar el nombre d'usuaris que hi accedeixen,  per tal d'efectuar la mesura i l'anàlisi estadística del ús que en fan els usuaris en general dels servies ofertats a la pàgina web. Amb aquest objectiu,  analitzem la vostra navegació per la nostra pàgina, amb finalitat de millorar-ne el servei i el ventall d'ofertes que li oferim.

• Cookies de personalització: Són les que permeten a l'usuari accedir al servei amb algunes característiques de caràcter general predefinides, en funció d'uns criteris establerts al terminal de l'usuari. A tall d'exemple podem esmentar l'idioma, el tipus de navegador a través del qual s'accedeix al servei i la configuració regional del punt d'accés al servei, etc.


• Cookies publicitàries: Son les que, ja sigui tractades per nosaltres o per un tercer, ens permeten gestionar de la forma més eficient possible l'oferta dels espais publicitaris que hi ha a la página web, tot adequant-ne el contingut de l'anunci al contingut del servei  sol·licitat o a l'ús que en faci l'usuari de la nostra pàgina web. Per axiò, analitzem els vostres hàbits de navegació a Internet i podem mostrar-vos publicitat relacionada amb el vostre perfil de navegació.


Podeu permetre, bloquejar o eliminar les cookies instal·lades al vostre equip mitjançant la configuració de les opcions del navegador que empreu al vostre ordinador.