El mundo entre ‘After’ y ‘Podría destruirte’

El 16 de agosto dos jóvenes de 20 y 23 años conocieron a dos chicas por la noche en Barcelona. Lo que recuerdan ellas, aparte de unas primeras risas y copas en un local, es que cuando se despertaron ya en casa no sabían cómo habían llegado hasta allí y empezaron a tener flashes de ambas desnudas en un sitio que no reconocían junto a los dos tipos, italianos para más señas. Decidieron acudir al Hospital Clínic donde les realizaron varias pruebas y la analítica reveló que ambas habían consumido de forma involuntaria algún fármaco que contenía benzodiazepinas, medicamento que actúa sobre el sistema nervioso y provoca efectos sedantes, amnésicos y/o relajantes.

Los Mossos detuvieron a los presuntos agresores unos días después, pero la jueza encargada del caso les dejó en libertad con cargos y con el permiso para volver a su país. 

La serie de HBO ‘Podría destruirte’ ha sido creada, escrita y protagonizada por Michaela Coel. Coel estaba escribiendo el guion para otra serie cuando una noche salió con un amigo y lo siguiente que recuerda es estar delante del ordenador, sin saber cómo. La extrañeza por la pantalla de su móvil roto dio paso a una serie de flashes deslabazados en los que estaba siendo violada en el baño de un bar. Exactamente eso explica en ‘Podría destruirte’. Y también el penoso camino para poder sobrellevarlo desde la denuncia en la policía,  al examen físico en el hospital y la confusión permanente, la culpa siempre presente y hasta un novio diciéndole que si hubiera tenido cuidado, no le habría pasado. La serie gira alrededor de ese proceso y pone en primer plano siempre la cuestión del consentimiento. La protagonista, por ejemplo,  mantiene relaciones sexuales consentidas con otro tipo que decide quitarse el condón sin avisarla en el último momento y ella tarda en darse cuenta de que también ha sido agredida porque su consentimiento es la clave. Hasta que escucha su misma experiencia relatada por otra mujer a la que le ha sucedido lo mismo y que lo señala como un abuso sin dudar, no lo percibe como tal. 

Hay diversos estudios que señalan que entre los jóvenes, que se supone que tienen a su disposición más información que nunca sobre las relaciones sentimentales y sexuales, las barreras se diluyen y a ellas les resulta difícil percibir como un abuso o una agresión lo que lo es sin ninguna duda, o que confunden el dominio, el control, el aislamiento por parte de su pareja de sus amigos y familia con una muestra de ese amor romántico que nos han chutado en vena desde que tenemos uso de razón en películas, series y publicidad. Y también, todavía ahora, en la literatura juvenil. 

En las marquesinas de Barcelona se anuncia estos días la segunda parte de ‘After’, la película basada en todo un fenómeno superventas que arrasó en las librerías. La historia es la siguiente: ella es una chica buena y dulce y él un malote que la trata mal, la insulta y es violento porque tuvo una infancia difícil, pero que en el fondo la quiere muchísimo y no puede evitar sus ‘prontos’.  Me leí el libro, el primero, después de un Sant Jordi en el que vi una cola que daba la vuelta a un edificio llena de adolescente y me picó la curiosidad… El horror, lo que me encontré fue el horror.

Los roles siguen perpetuándose junto a esa pregunta que se lee en las paradas de autobús que promocionan la peli: ¿El amor puede con todo? Hoy se estrena y ya se han vendido más de 15.000 entradas en preventa, todo un éxito en plena pandemia. La chica buena que no puede desengancharse del sociópata inadaptado que la trata mal, pero que folla fenomenal. Esta es la sinopsis.

Las buenas se enamoran de los malos y a ‘las malas’ las violan ‘los locos’ por no portarse bien y no ser más cuidadosas. Y de ese laberinto parece que no salimos, pero en ‘Podría destruirte’ también está la denuncia, el darse cuenta, la catarsis y el renacimiento. After, en cambio, legitima la violencia contra las mujeres porque el amor, incluso el tóxico, está por encima de todo. 

Por cierto, lo que se conoce como sumisión química, lo que le sucedió en la vida real a Michaela Coel y que tan bien explica en la serie, en nuestro Código Penal no tiene categoría de agresión sexual, equivalente a una violación, sino que está tipificada de abuso, por lo que las penas son más reducidas. En la unidad de atención a las víctimas de violación del Hospital Clínic (el centro de referencia en Barcelona) estiman que una de cada cuatro mujeres que acuden tras haber denunciado agresiones sexuales ha sufrido episodios de sumisión química. Así que, además de darnos cuenta, acudir rápidamente a un centro hospitalario, como hicieron las dos chicas que el 16 de agosto se despertaron sin saber qué les había pasado y denunciaron, el Código Penal debe ampararnos. Porque si no, todo, absolutamente todo, sigue recayendo sobre nuestros hombros por activa o por pasiva. Y esto no hay cuerpo ni mente que lo resista por mucho que no consintamos.

Fem servir cookies pròpies i de tercers per millorar els nostres serveis mitjançant la personalització de l'accés a la nostra pàgina, així com per mostrar-vos publicitat relacionada amb les vostres preferències mitjançant l'anàlisi dels vostres hàbits de navegació. Si continueu navegant, hom considera que n'accepteu el seu ús. Podeu canviar-ne la configuració o obtenir més informació accedint a l'avís legal del peu del web.

Més informació

Acceptar cookies

POLÍTICA D'ÚS DE LES COOKIES.

¿Què són les cookies?

Una cookie és un fitxer que es descarrega al vostre ordinador a l'accedir a  pàgines web determinades. Les cookies permeten a una pàgina web, entre d'altres coses, emmagatzemar i recuperar informació sobre els hàbits de navegació d'un usuari o del seu equip i, segons quina informació continguin i de quina manera s'empri, poden servir per  reconèixer l'usuari i facilitar-li la navegació i l'ús que en faci de la pàgina web.

¿Quins tipus de cookies fa servir aquesta pàgina web?

• Cookies d'anàlisi: Són les que, ja siguin  tractades per nosaltres o bé per un tercer, ens permeten quantificar el nombre d'usuaris que hi accedeixen,  per tal d'efectuar la mesura i l'anàlisi estadística del ús que en fan els usuaris en general dels servies ofertats a la pàgina web. Amb aquest objectiu,  analitzem la vostra navegació per la nostra pàgina, amb finalitat de millorar-ne el servei i el ventall d'ofertes que li oferim.

• Cookies de personalització: Són les que permeten a l'usuari accedir al servei amb algunes característiques de caràcter general predefinides, en funció d'uns criteris establerts al terminal de l'usuari. A tall d'exemple podem esmentar l'idioma, el tipus de navegador a través del qual s'accedeix al servei i la configuració regional del punt d'accés al servei, etc.


• Cookies publicitàries: Son les que, ja sigui tractades per nosaltres o per un tercer, ens permeten gestionar de la forma més eficient possible l'oferta dels espais publicitaris que hi ha a la página web, tot adequant-ne el contingut de l'anunci al contingut del servei  sol·licitat o a l'ús que en faci l'usuari de la nostra pàgina web. Per axiò, analitzem els vostres hàbits de navegació a Internet i podem mostrar-vos publicitat relacionada amb el vostre perfil de navegació.


Podeu permetre, bloquejar o eliminar les cookies instal·lades al vostre equip mitjançant la configuració de les opcions del navegador que empreu al vostre ordinador.