El unicornio

Se ha hecho viral un vídeo de la BBC en el que una niña intenta colocar un cuadro con un unicornio en una estantería mientras su madre está siendo entrevistada en directo. La madre es Clare Wenham y es profesora del departamento de Salud Global en la London School of Economics and Political Science y está trabajando en casa por culpa del coronavirus. El presentador del programa, Christian Fraser le pregunta: “¿Cómo se llama tu hija? “ y la experta en salud global le contesta que Scarlett. La niña entonces irrumpe para preguntar cómo se llama él. La escena visibiliza lo que para tantas ha sido y sigue siendo su día a día: la conciliación. Y ojalá hubiera ocurrido sólo durante el confinamiento, porque eso significaría que ya ha acabado.

Es curioso que la misma cadena, la BBC, fuera condenada en enero de este año por discriminación laboral porque Samira Ahmed percibía un salario de 465 libras por cada episodio del programa informativo ‘Newswatch’ mientras que su colega Jeremy Vine ganaba unas 3.000 libras por cada entrega de ‘Points Of View’. Ya en el 2017 la BBC se vio obligada a publicar los sueldos de sus empleados y se comprobó que ellas cobraban menos que ellos. Y digo que es curioso porque la noticia en su momento no fue viral. Christian Fraser, el presentador que empatizó con la experta en salud global y le preguntó por el nombre de su hija además de recomendarle que en la estantería de arriba el cuadro del unicornio quedaba bien, cobrará ahora igual que sus colegas femeninas y me gustaría pensar por lo visto en el vídeo que fue uno de los que también empatizó con Samira Ahmed cuando decidió demandar a la cadena o con la corresponsal de la cadena en China Carrie Grace, que también llevó a la BBC a los tribunales. Si lo hizo no fue la regla, sino la excepción. Ambas periodistas relataron cómo la mayoría de sus compañeros masculinos las ignoraron y fueron tratadas como unas parias y calificadas de problemáticas por defender que ellas, sus trabajos, su profesionalidad, debía ser remunerada de igual manera que la de los hombres.

El Banco de España acaba de presentar un informe en el que alerta que las mujeres y los jóvenes menores de 35 años son los más afectados por la crisis del coronavirus “porque tienen rentas del empleo inferiores a las del resto de trabajadores”. Curioso también ¿no? Pues no. Sólo había que tener ojos en la cara para darse cuenta, por ejemplo, de que las que limpian son ellas mayoritariamente y las que cuidan son también ellas. En el estado de alarma se me ocurrió publicar en twitter un comentario sobre la cantidad de hombres que veía con carritos o bolsas, en las tiendas o en el supermercado. Por supuesto hubo hombres que, con más o menos educación, me respondieron que de eso nada. Algunos aportaron razones como que debían cargar mucho peso para su familia y la de sus padres. Otros simplemente dijeron que era mentira. Que lo que yo veía, lo que era comprobable sólo con tener sentido de la vista, era mentira o una exageración (malintencionada, claro está) porque ellos ya iban a la compra antes de. Tampoco se dieron cuenta de que no eran la regla, sino la excepción.

En cuanto ir a la calle a hacer la compra ha dejado de ser un privilegio ya hay menos señores. Son ellas las que llevan el carrito y las que, mayoritariamente, están en los parques con los niños.

Muchas continuan teletrabajando desde casa, como la experta Clare Wenham, con su hija y su cuadro del unicornio, pero sigue sin considerarse como un trabajo lo relacionado con el hogar: limpiar, comprar, organizar o atender a los hijos llevando la agenda ya no de las extraescolares, sino de la visita al pediatra, las fiestas en el colegio, los disfrazes o los cumpleaños de las amigas. Y sigue sin estar remunerado. Y continúan los mensajes hoy, en pleno siglo XXI, que perpetúan los roles machistas como el del presidente de México López Obrador, que soltó hace una semana: “La gente quiere cambiar el rol de las mujeres y esta es una de las causas justas del feminismo, pero la tradición en México es que las hijas son las que se cuidan de sus padres. Nosotros los hombres somos más desapegados”. Tal cual.

Hay quien sigue diciendo también que sus maridos, los padres de sus hijos “ayudan en casa”. Como si ellos no vivieran en esa casa, como si las tareas no fueran también responsabilidad suya, como si cagar en un váter limpio fuera cosa de magia y no de una mujer que lo limpia. Y que la reacción, airada, sea el yo sí friego, cocino y voy al mercado esperando la ovación cerrada de la grada mientras les apuntas lo que las encuestas sesudas y tu propia experiencia personal te muestra no sirve de gran ayuda, la verdad. No darse cuenta de que la igualdad sigue siendo un unicornio que sigue sin encajar en ninguna estantería es frustrante, da mucha rabia y eterniza las desigualdades de género. Si no lo ves, si tú no de ninguna de las maneras, si no escuchas, si eres incapaz de ponerte en otro lugar que no sea el tuyo, tú sí. Tú, también.

Fem servir cookies pròpies i de tercers per millorar els nostres serveis mitjançant la personalització de l'accés a la nostra pàgina, així com per mostrar-vos publicitat relacionada amb les vostres preferències mitjançant l'anàlisi dels vostres hàbits de navegació. Si continueu navegant, hom considera que n'accepteu el seu ús. Podeu canviar-ne la configuració o obtenir més informació accedint a l'avís legal del peu del web.

Més informació

Acceptar cookies

POLÍTICA D'ÚS DE LES COOKIES.

¿Què són les cookies?

Una cookie és un fitxer que es descarrega al vostre ordinador a l'accedir a  pàgines web determinades. Les cookies permeten a una pàgina web, entre d'altres coses, emmagatzemar i recuperar informació sobre els hàbits de navegació d'un usuari o del seu equip i, segons quina informació continguin i de quina manera s'empri, poden servir per  reconèixer l'usuari i facilitar-li la navegació i l'ús que en faci de la pàgina web.

¿Quins tipus de cookies fa servir aquesta pàgina web?

• Cookies d'anàlisi: Són les que, ja siguin  tractades per nosaltres o bé per un tercer, ens permeten quantificar el nombre d'usuaris que hi accedeixen,  per tal d'efectuar la mesura i l'anàlisi estadística del ús que en fan els usuaris en general dels servies ofertats a la pàgina web. Amb aquest objectiu,  analitzem la vostra navegació per la nostra pàgina, amb finalitat de millorar-ne el servei i el ventall d'ofertes que li oferim.

• Cookies de personalització: Són les que permeten a l'usuari accedir al servei amb algunes característiques de caràcter general predefinides, en funció d'uns criteris establerts al terminal de l'usuari. A tall d'exemple podem esmentar l'idioma, el tipus de navegador a través del qual s'accedeix al servei i la configuració regional del punt d'accés al servei, etc.


• Cookies publicitàries: Son les que, ja sigui tractades per nosaltres o per un tercer, ens permeten gestionar de la forma més eficient possible l'oferta dels espais publicitaris que hi ha a la página web, tot adequant-ne el contingut de l'anunci al contingut del servei  sol·licitat o a l'ús que en faci l'usuari de la nostra pàgina web. Per axiò, analitzem els vostres hàbits de navegació a Internet i podem mostrar-vos publicitat relacionada amb el vostre perfil de navegació.


Podeu permetre, bloquejar o eliminar les cookies instal·lades al vostre equip mitjançant la configuració de les opcions del navegador que empreu al vostre ordinador.