Los gemelos

El portero del edificio donde trabajaba era un señor muy simpático con el que a menudo me paraba a hablar. A él le gustaba el fútbol y sabía a qué me dedicaba yo, así que charlábamos de la jornada de turno o del tiempo mientras se escapaban varios ascensores. De ahí mi sorpresa cuando un día me lo encontré cerca de casa, fui a saludarle, me miró y pasó a mi lado como si nada. Al día siguiente me lo volví a encontrar en su garita y tan majo como siempre. Pensé que no me había visto por la calle y no le di más importancia hasta que pasaron unas semanas, nos topamos otra vez por el barrio y actuó igual: como si no me conociera. ¿Pero a este tío qué le pasa? Cuando nos vimos de nuevo en el trabajo y me recibió con una gran sonrisa no pude más: “No lo entiendo. O tienes un hermano gemelo o no lo entiendo”. Él se echó a reír y me contestó: “Pues sí, tengo un gemelo y ya veo que te lo has encontrado”.

Ayer volví a encontrarme al hermano. Sé que era él y no el otro porque nos cruzamos, me miró y siguió su camino. Esa ausencia de cualquier tipo de reacción le delató, pero supe que tenía toda la lógica porque el gemelo no me conoce. Hay sin embargo otras personas a las que conozco -o eso creía- que se están comportando igual, sin ningún tipo de reacción aparente frente a lo que nos ha pasado que no es poco. Los encerrados en casa durante meses por la amenaza de un enemigo invisible, con noticias terribles, las calles vacías, un contador de muertos insoportable y un estado de angustia permanente actúan ahora como si nunca nada hubiera pasado. Una anécdota, sin más.

Así calificó la presidenta de la Comunidad de Madrid, Isabel Díaz Ayuso, al escándalo de su gestión de las residencias de ancianos durante la pandemia tras la polémica por el protocolo para no trasladarlos a hospitales. “No deberíamos hacer de la anécdota una categoría porque no solo ha pasado en las residencias, sino también en casas y hospitales”, afirmó en la Asamblea. No hay cifras exactas del número de fallecidos en residencias geriátricas, pero se sabe que fueron rechazados por los hospitales públicos y ayer El País informaba que los que tenían seguro privado sí fueron admitidos. Mientras Díaz Ayuso desvía la atención con sus posados de luto con cara mustia y sus denuncias sobre la manía persecutoria de Pedro Sánchez hacia Madrid, mientras nos hacen creer que es simplemente una locuela inconsciente, dejamos pasar por alto su responsabilidad en la muerte y el abandono de miles de ancianos en los centros. El ruido lo tapa todo.

Que sea una estrategia, que la competencia era de la Comunidad, que la gestión de muchas de ellas fuera privada porque era un pedazo de negocio y que durante la pandemia hubiera protocolos para no asistir a los viejos no es lo de menos, pero nuestra actitud ante lo que vemos y escuchamos, ante las noticias, los datos, los hechos, lo que tenemos delante de nuestros ojos sea seguir caminando como si nada, es lo de más. Y no tiene ninguna lógica.

No hay razón que nos asista en mirar hacia otro lado cuando algo tan grave y tan penoso ha ocurrido. No hay alma tampoco ni pizca de humanidad en dejarlo pasar y enredarnos en la bulla del “y tú más”. No hay partidos: hay muertos. Y nos estamos comportando ya no como gemelos que no conocen, sino como cyborgs cuya misión es salvar al líder que sea y como sea en las condiciones que sean. No sé tú, pero yo no entiendo nada. 

 

Fem servir cookies pròpies i de tercers per millorar els nostres serveis mitjançant la personalització de l'accés a la nostra pàgina, així com per mostrar-vos publicitat relacionada amb les vostres preferències mitjançant l'anàlisi dels vostres hàbits de navegació. Si continueu navegant, hom considera que n'accepteu el seu ús. Podeu canviar-ne la configuració o obtenir més informació accedint a l'avís legal del peu del web.

Més informació

Acceptar cookies

POLÍTICA D'ÚS DE LES COOKIES.

¿Què són les cookies?

Una cookie és un fitxer que es descarrega al vostre ordinador a l'accedir a  pàgines web determinades. Les cookies permeten a una pàgina web, entre d'altres coses, emmagatzemar i recuperar informació sobre els hàbits de navegació d'un usuari o del seu equip i, segons quina informació continguin i de quina manera s'empri, poden servir per  reconèixer l'usuari i facilitar-li la navegació i l'ús que en faci de la pàgina web.

¿Quins tipus de cookies fa servir aquesta pàgina web?

• Cookies d'anàlisi: Són les que, ja siguin  tractades per nosaltres o bé per un tercer, ens permeten quantificar el nombre d'usuaris que hi accedeixen,  per tal d'efectuar la mesura i l'anàlisi estadística del ús que en fan els usuaris en general dels servies ofertats a la pàgina web. Amb aquest objectiu,  analitzem la vostra navegació per la nostra pàgina, amb finalitat de millorar-ne el servei i el ventall d'ofertes que li oferim.

• Cookies de personalització: Són les que permeten a l'usuari accedir al servei amb algunes característiques de caràcter general predefinides, en funció d'uns criteris establerts al terminal de l'usuari. A tall d'exemple podem esmentar l'idioma, el tipus de navegador a través del qual s'accedeix al servei i la configuració regional del punt d'accés al servei, etc.


• Cookies publicitàries: Son les que, ja sigui tractades per nosaltres o per un tercer, ens permeten gestionar de la forma més eficient possible l'oferta dels espais publicitaris que hi ha a la página web, tot adequant-ne el contingut de l'anunci al contingut del servei  sol·licitat o a l'ús que en faci l'usuari de la nostra pàgina web. Per axiò, analitzem els vostres hàbits de navegació a Internet i podem mostrar-vos publicitat relacionada amb el vostre perfil de navegació.


Podeu permetre, bloquejar o eliminar les cookies instal·lades al vostre equip mitjançant la configuració de les opcions del navegador que empreu al vostre ordinador.