¿De qué puede protegernos la mascarilla?

Fue el psicoanalista John Karl Flügel el que a principios del siglo XX describió los tres motivos por los que el ser humano empezó a vestirse: protección, atracción y pudor. Aunque los dos últimos son siempre los más interesantes de analizar, son los que explican el rechazo y ataque constante a todo lo referido a la apariencia (por una parte deseamos atraer con el cuerpo pero por otra, las religiones monoteístas nos convencieron de que hacerlo era malo, y por eso queremos taparnos, por vergüenza); hoy vamos a detenernos en el de protección. 

Antes de que llegara la pandemia del Covid19, cuando ampliaba el significado de la protección como motivación que nos llevó a empezar a cubrirnos, ya citaba el contagio. Porque el vestido puede protegernos de las inclemencias del tiempo, pero también hay ciertas prendas que tienen una finalidad higiénica (desde la bata de trabajo que antes se empleaba para casi todas las labores hasta la suela del zapato o la ropa íntima). Y hoy, más que nunca, los guantes y la mascarilla entrarían dentro de esta catalogación. 


Se ha escrito mucho e incluso polemizado sobre el uso obligado o no de la mascarilla por parte de la población civil en cualquier actividad externa que debamos practicar fuera del confinamiento o cuando entremos en contacto dentro de nuestro propio hogar con personas que podrían estar contagiadas o ser vulnerables. Un video donde se demostraba como el contagio se multiplicaba por dos cuando las personas interactúan sin mascarilla se viralizó rápidamente. Aún así, siguen existiendo defensores y detractores del accesorio por excelencia del coronavirus. Personalmente, el hecho de que Donald Trump o Jair Bolsonaro se muestren reticentes a usarlas o que en algunos países no se haya decretado la obligatoriedad de llevarlas sólo por el hecho de que no hubieran existencias ni siquiera para el personal sanitario, me posiciona muy a favor de ellas. Entre los partidarios, el gobernador de Nueva York que esta misma semana trataba nuevamente de convencer a los ciudadanos para que se cubrieran boca y nariz. Lo hacía mostrando diversos modelos y diseños, algunos personalizados, del cubrebocas que le habían enviado y otorgándole significado, simbolismo y mensaje a la pieza (como lo tiene cualquier prenda de ropa o accesorio ornamental con el que decidamos, conscientes o no, decorar nuestro cuerpo): "te respeto, os respeto".

"La mascarilla no te protege a ti pero con su uso proteges a los demás". Esta premisa que todos hemos escuchado durante estos dos últimos meses debería servir para acabar con la pereza e incomodidad que tal accesorio nos provoca. Pero la función de protección de la mascarilla no sólo se refiere a la solidaridad con el vecino, también nos protege a nosotros mismos. Porque cada vez que respiramos o nos llevamos la mano a la cara recordamos cuál es nuestra realidad actual y eso nos hace actuar con  mucha más prudencia y cautela entre nosotros y con nuestro entorno. Por ello, recomiendo que pese a la molestia y precisamente por ella, se use la mascarilla. Póngansela a sus hijos cuando salgan a jugar a la calle aunque ya hayan entrado en la fase 1 y la supuesta vuelta "a la nueva (sub)normalidad"; a ellos también les servirá para percatarse de la situación excepcional de este momento tan extraño (convencida de que será temporalmente) y que debemos contenernos un poquito más ante ciertos hábitos de lo más naturales e instintivos, más entre los más pequeños. 

Puede que la mascarilla no nos proteja del virus, pero sí nos protege del egoísmo y el individualismo exacerbado. Y aún más importante, si cabe, de nuestra imbecilidad humana (olvidar que estamos sufriendo una pandemia). 

 

Fem servir cookies pròpies i de tercers per millorar els nostres serveis mitjançant la personalització de l'accés a la nostra pàgina, així com per mostrar-vos publicitat relacionada amb les vostres preferències mitjançant l'anàlisi dels vostres hàbits de navegació. Si continueu navegant, hom considera que n'accepteu el seu ús. Podeu canviar-ne la configuració o obtenir més informació accedint a l'avís legal del peu del web.

Més informació

Acceptar cookies

POLÍTICA D'ÚS DE LES COOKIES.

¿Què són les cookies?

Una cookie és un fitxer que es descarrega al vostre ordinador a l'accedir a  pàgines web determinades. Les cookies permeten a una pàgina web, entre d'altres coses, emmagatzemar i recuperar informació sobre els hàbits de navegació d'un usuari o del seu equip i, segons quina informació continguin i de quina manera s'empri, poden servir per  reconèixer l'usuari i facilitar-li la navegació i l'ús que en faci de la pàgina web.

¿Quins tipus de cookies fa servir aquesta pàgina web?

• Cookies d'anàlisi: Són les que, ja siguin  tractades per nosaltres o bé per un tercer, ens permeten quantificar el nombre d'usuaris que hi accedeixen,  per tal d'efectuar la mesura i l'anàlisi estadística del ús que en fan els usuaris en general dels servies ofertats a la pàgina web. Amb aquest objectiu,  analitzem la vostra navegació per la nostra pàgina, amb finalitat de millorar-ne el servei i el ventall d'ofertes que li oferim.

• Cookies de personalització: Són les que permeten a l'usuari accedir al servei amb algunes característiques de caràcter general predefinides, en funció d'uns criteris establerts al terminal de l'usuari. A tall d'exemple podem esmentar l'idioma, el tipus de navegador a través del qual s'accedeix al servei i la configuració regional del punt d'accés al servei, etc.


• Cookies publicitàries: Son les que, ja sigui tractades per nosaltres o per un tercer, ens permeten gestionar de la forma més eficient possible l'oferta dels espais publicitaris que hi ha a la página web, tot adequant-ne el contingut de l'anunci al contingut del servei  sol·licitat o a l'ús que en faci l'usuari de la nostra pàgina web. Per axiò, analitzem els vostres hàbits de navegació a Internet i podem mostrar-vos publicitat relacionada amb el vostre perfil de navegació.


Podeu permetre, bloquejar o eliminar les cookies instal·lades al vostre equip mitjançant la configuració de les opcions del navegador que empreu al vostre ordinador.