La gente

La gente no respeta. La gente no se lo está tomando en serio. La gente se está relajando. ¡Hay que ver cómo es la gente! Y así es como ni siquiera nos damos cuenta de que nosotros también somos gente y que actuamos como chivatos cuando a menudo estamos en el mismo sitio, a la misma hora, ocupando el mismo espacio y dando por sentado que nosotros no somos como ellos; somos mejores. 

Hemos leído más, tenemos mejor educación y nos informamos bien, no como los demás, esa latosa gente que nos rodea y que no se entera de nada. Somos casta hasta en lo más cotidiano y simple: dar un paseo con los niños, salir a hacer deporte o ir al mercado y apuntamos con el dedo a nuestros vecinos que no son tan listos y assenyats. Incluso les hacemos fotos y grabamos para mostrarlo después en nuestra red social favorita y demostrar así lo superiores que nos sentimos. Y todo, todo, porque tenemos miedo, porque sentimos angustia, porque nos sabemos en peligro, porque nos rodea la incertidumbre, pero en lugar de estar atentos a lo que nos señala nuestro cerebro y hacia dónde se dirigen nuestras emociones, echamos la culpa a los demás que están igual de acojonados y aturdidos que nosotros. 

El Departamento de Salud de la Generalitat habilitó el pasado 13 de abril la aplicación web "gestioemocional.cat", una herramienta para hacer un seguimiento y tratar la salud emocional de los ciudadanos y que permite ponernos en contacto con psicólogos. Desde entonces, en sólo 25 días, la han utilizado 228.000 personas, una media de 9.000 al día y el 10% ha necesitado atención especializada. La ansiedad y la depresión han hincado sus zarpas y la reacción me parece natural. En una pandemia global sin precedentes, con todo el mundo confinado en casa, las calles vacías, el silencio, las noticias aterradoras, las cifras insoportables de fallecidos, los ancianos cayendo en residencias como chinches, la angustia ante la crisis económica que ya está aquí y la que vendrá… ¿cómo hay que comportarse exactamente? 

En las primeras semanas percibí a mi alrededor una sinceridad que me parecía sanísima. Preguntabas a alguien, un conocido, que qué tal estaba y te respondía con la verdad. Ahora que la rueda vuelve a ponerse en marcha poco a poco y debemos regresar a lo que han bautizado como ‘la nueva normalidad’ lo hacemos con miedos, heridas y ausencias, vulnerables perdidos y con la sensación de estar obligados a poner buena cara, repitiendo lo de “no me puedo quejar, hay quien está peor” -que no es mentira- y esperando a que el mantra obre el milagro y nos sane. Pim-pám y venga, que aquí no ha pasado nada. Da igual si llevas sin dormir bien dos meses y tienes pesadillas, no te preocupes si no has sido capaz de leer un libro porque eres incapaz de concentrarte, no le des vueltas a cómo vas a llegar a fin de mes ni a cómo seguirás teletrabajando con niños pequeños en casa. No te pares en echar de menos a la familia, a esos padres por los que tanto temiste al principio, que estás deseando ver y todavía no sabes cuándo. No pienses, no sientas: produce. Y, sobre todo, no te quejes. Porque si dices en voz alta que estás jodida y no tienes ni idea de lo que vas a hacer quedarás con la señal indeleble en la frente: eres una floja, eres débil. Debería darte vergüenza. 

En 25 días 228.000 personas han acudido a una página web buscando ayuda porque atendieron a lo que sentían, notaban y pensaban. Gente como tú, como yo. Mi madre ya lo vaticinó hace semanas: “Si salimos de ésta lo haremos cazando moscas y no habrá suficientes para todos”. La atención psicológica será, es, muy necesaria. Y, efectivamente, no todos podremos acceder a ella porque costará un dinero que no tendremos. Dejar de mirar a la gente como si fueran bichos, como si nos fueran ajenos y no darnos cuenta de que ante el miedo no todos reaccionamos igual, es también un paso que deberíamos dar. La gente somos nosotros.

Fem servir cookies pròpies i de tercers per millorar els nostres serveis mitjançant la personalització de l'accés a la nostra pàgina, així com per mostrar-vos publicitat relacionada amb les vostres preferències mitjançant l'anàlisi dels vostres hàbits de navegació. Si continueu navegant, hom considera que n'accepteu el seu ús. Podeu canviar-ne la configuració o obtenir més informació accedint a l'avís legal del peu del web.

Més informació

Acceptar cookies

POLÍTICA D'ÚS DE LES COOKIES.

¿Què són les cookies?

Una cookie és un fitxer que es descarrega al vostre ordinador a l'accedir a  pàgines web determinades. Les cookies permeten a una pàgina web, entre d'altres coses, emmagatzemar i recuperar informació sobre els hàbits de navegació d'un usuari o del seu equip i, segons quina informació continguin i de quina manera s'empri, poden servir per  reconèixer l'usuari i facilitar-li la navegació i l'ús que en faci de la pàgina web.

¿Quins tipus de cookies fa servir aquesta pàgina web?

• Cookies d'anàlisi: Són les que, ja siguin  tractades per nosaltres o bé per un tercer, ens permeten quantificar el nombre d'usuaris que hi accedeixen,  per tal d'efectuar la mesura i l'anàlisi estadística del ús que en fan els usuaris en general dels servies ofertats a la pàgina web. Amb aquest objectiu,  analitzem la vostra navegació per la nostra pàgina, amb finalitat de millorar-ne el servei i el ventall d'ofertes que li oferim.

• Cookies de personalització: Són les que permeten a l'usuari accedir al servei amb algunes característiques de caràcter general predefinides, en funció d'uns criteris establerts al terminal de l'usuari. A tall d'exemple podem esmentar l'idioma, el tipus de navegador a través del qual s'accedeix al servei i la configuració regional del punt d'accés al servei, etc.


• Cookies publicitàries: Son les que, ja sigui tractades per nosaltres o per un tercer, ens permeten gestionar de la forma més eficient possible l'oferta dels espais publicitaris que hi ha a la página web, tot adequant-ne el contingut de l'anunci al contingut del servei  sol·licitat o a l'ús que en faci l'usuari de la nostra pàgina web. Per axiò, analitzem els vostres hàbits de navegació a Internet i podem mostrar-vos publicitat relacionada amb el vostre perfil de navegació.


Podeu permetre, bloquejar o eliminar les cookies instal·lades al vostre equip mitjançant la configuració de les opcions del navegador que empreu al vostre ordinador.