Pornografía del dolor

Tanto Pablo Casado, Santiago Abascal y Edmundo Bal aparecieron ayer en el pleno del Congreso luciendo una corbata negra. Querían así exigirle luto nacional al gobierno (ya, ahora, cuando aún hay pacientes y personal sanitario luchando por sobrevivir). En cambio, el domingo, una anciana de 93 años elegía un vestido verde esperanza para dirigirse a los ingleses e insuflarles moral con semblante sereno, labios rojos, collares de perlas, una esmeralda y advirtiendo, con el tesoro que ofrece la vejez (experiencia), que ella ya había pasado una guerra y que esto, si seguían las recomendaciones de los expertos y profesionales sanitarios, también pasaría. A su lado, flores frescas (vida). En la entradilla del mensaje oficial, imágenes de los exteriores del castillo de Windsor (vida) y en la careta de salida, más planos de los jardines y hasta se escuchaba a los pajarillos cantar (vida).

15.000 personas, con nombres, apellidos, vidas han muerto solas en nuestro país. La cifra seguirá creciendo. Estremece decirlo, duele escribirlo y acongoja asimilarlo. Pero hay quienes demandan que los cadáveres de esas víctimas ocupen portadas de informativos y diarios. Que nos recreemos en el dolor y la pérdida de las familias de todas esas víctimas. Que vistamos de negro (para los que no vestís de oscuro normalmente, algo aparentemente tan inofensivo, puede generaros un choque y una merma de energía emocional nada recomendable en un periodo de incertidumbre global). Que los féretros se acumulen en un espacio (inventado, como el fotomontaje de la Gran Vía de Madrid) para convencernos de que este maldito virus mata. Porque hay gente tan increíblemente insensible y discapacitada emocional que no entiende qué significan 15.000 vidas y precisan verlas amontonadas para supuestamente convencerse de lo que la pandemia trae: muerte. Y no. Créanme, quienes no se conmueven con un "otro fallecido por coronavirus" tampoco lo harán al contemplar una morgue improvisada en el palacio de hielo. Ahí, de momento, sólo buscan y encuentran pornografía. Pornografía del dolor.

Traté este mismo tema cuando se perpetraron los atentados en Barcelona y Cambrils en 2017 (y tuve la misma impresión en los de Madrid, en 2004). Desde el 11-S, los terroristas apostaron por una escenografía de violencia pavorosa que secuestra nuestra mente y hace que nos sintamos como si retrocediéramos a la barbarie de la edad media. En consecuencia, los estados suelen sentirse obligados a reaccionar frente a tal escenificación macabra orquestando exhibiciones de fuerza formidables como la persecución de poblaciones enteras o la invasión de países extranjeros. Por su parte, algunos medios de comunicación también ceden a la provocación visual y en sus crónicas se prestan al sensacionalismo sin entender que esa excesiva dramatización de la información lo único que consigue es deshonrar y ofender a las víctimas y desmoralizar a toda la tropa (sociedad).

Ya que el miedo al coronavirus provoca que muchos se refieran a una pandemia (crisis sanitaria) con retórica bélica (adversario humano); recordar que cuando se libra una contienda la victoria depende de la resistencia mental y emocional. De hecho, la primera derrota militar de Adolf Hitler durante la II Guerra Mundial fue la victoria escénica de Winston Churchill (y no sólo por su sonrisa, puro, sombrero, bastón y gesto “V”). Con su táctica de la guerra relámpago, el führer pretendía que el caos provocado desanimara a los ingleses y a su líder, pero afortunadamente se produjo justamente el efecto contrario: a pesar de la tormenta de fuego que caía sobre las principales ciudades británicas, de las escenas apocalípticas que vivían los habitantes y de las decenas de miles de muertos, los ingleses resistieron y tras cada ataque salieron a la calle como si "nada" hubiera pasado. La actitud tomada por el gobierno y la población civil quedó recogido en el lema "keep calm an carry on" (mantén la calma y adelante) y en una fotografía, la del lechero de Londres cumpliendo con el reparto en 1940.

El duelo comunitario e institucional hoy no puede ser visual (la empatía sí). Habrá tiempo para el luto, rendir homenajes y tributo a cada una de las víctimas como se merecen. También, para exigir explicaciones y responsabilidades. Hoy, por cada uno de los que luchan por seguir con vida y por mantenernos en vida, no nos lo podemos permitir. En definitiva, keep calm an carry on.

 

Fem servir cookies pròpies i de tercers per millorar els nostres serveis mitjançant la personalització de l'accés a la nostra pàgina, així com per mostrar-vos publicitat relacionada amb les vostres preferències mitjançant l'anàlisi dels vostres hàbits de navegació. Si continueu navegant, hom considera que n'accepteu el seu ús. Podeu canviar-ne la configuració o obtenir més informació accedint a l'avís legal del peu del web.

Més informació

Acceptar cookies

POLÍTICA D'ÚS DE LES COOKIES.

¿Què són les cookies?

Una cookie és un fitxer que es descarrega al vostre ordinador a l'accedir a  pàgines web determinades. Les cookies permeten a una pàgina web, entre d'altres coses, emmagatzemar i recuperar informació sobre els hàbits de navegació d'un usuari o del seu equip i, segons quina informació continguin i de quina manera s'empri, poden servir per  reconèixer l'usuari i facilitar-li la navegació i l'ús que en faci de la pàgina web.

¿Quins tipus de cookies fa servir aquesta pàgina web?

• Cookies d'anàlisi: Són les que, ja siguin  tractades per nosaltres o bé per un tercer, ens permeten quantificar el nombre d'usuaris que hi accedeixen,  per tal d'efectuar la mesura i l'anàlisi estadística del ús que en fan els usuaris en general dels servies ofertats a la pàgina web. Amb aquest objectiu,  analitzem la vostra navegació per la nostra pàgina, amb finalitat de millorar-ne el servei i el ventall d'ofertes que li oferim.

• Cookies de personalització: Són les que permeten a l'usuari accedir al servei amb algunes característiques de caràcter general predefinides, en funció d'uns criteris establerts al terminal de l'usuari. A tall d'exemple podem esmentar l'idioma, el tipus de navegador a través del qual s'accedeix al servei i la configuració regional del punt d'accés al servei, etc.


• Cookies publicitàries: Son les que, ja sigui tractades per nosaltres o per un tercer, ens permeten gestionar de la forma més eficient possible l'oferta dels espais publicitaris que hi ha a la página web, tot adequant-ne el contingut de l'anunci al contingut del servei  sol·licitat o a l'ús que en faci l'usuari de la nostra pàgina web. Per axiò, analitzem els vostres hàbits de navegació a Internet i podem mostrar-vos publicitat relacionada amb el vostre perfil de navegació.


Podeu permetre, bloquejar o eliminar les cookies instal·lades al vostre equip mitjançant la configuració de les opcions del navegador que empreu al vostre ordinador.