Griezmann. ¿Ahora sí?

Esta vez Griezmann no ha dudado. Esta vez tenía claro que dónde se ganan títulos es en el Barça. No le ha importado escuchar pitos en su última visita al Camp Nou. Cree que revertirá la situación con su fútbol. De entrada lo que le preocupaba era salir bien del Atlético de Madrid. Primero se lo dijo a Simeone. El entrenador quedó bastante tocado anímicamente cuando se enteró de su marcha. Luego se lo comunicó a Miguel Ángel Gil Marín. El consejero delegado se lo tomó mejor, pero le pidió que se despidiera explicándolo él mismo a la afición. Y así lo hizo, grabando su propio vídeo, con una pared de fondo en el jardín de su casa. Sin emoción, sin documentales.

Con la salida de su mejor amigo en el vestuario y compañero de mate, Diego Godín, Griezmann lo tuvo claro y dio la orden a su hermana de reactivar la opción del Barça. La rebaja de la cláusula el verano pasado a 120 millones de euros facilita la operación para Bartomeu, necesitado de fichajes para recuperar la ilusión. El presidente se asegura una cortina para tapar el desastre de la Champions y el Barça se refuerza en una posición clave con un jugador avalado por la plantilla. Otra cosa es la gestión que el Barça deberá hacer a nivel comunicativo para cambiar el sentir de todos aquellos culés decepcionados por su desplante de hace un año. Aunque la mejor forma de convencerles será con goles y sacrificio. Griezmann sabe que ir al Barça es su última oportunidad para ganar grandes títulos y premios individuales.

Porque tenemos claro que Griezmann irá al Barça, ¿no?. Si no fuera por la experiencia del año pasado o la de hace dos años con Neymar, seguro. Pero el fútbol no deja de demostrarnos que no se puede dar nada por definitivo hasta que se firma. En las últimas horas el PSG ya ha querido filtrar su interés por el francés. Y en Madrid no han tardado en vincularlo a una operación a tres bandas que acabaría con Neymar en el Bernabéu.

Lo único seguro es que el Barça tiene que vender para asumir tanto fichaje y que futbolísticamente no será tarea fácil adaptar a Griezmann al estilo que busca el Barça.

Por su parte, el Atlético se toma la operación como buena y tratará de invertir lo que cobre del traspaso en fichajes que hagan mucho más competitiva a la plantilla rojiblanca. Simeone empezará a construir un nuevo proyecto tras las salidas de Lucas, Godín, Juanfran y ahora Griezmann. Los atléticos sienten que Godín o Juanfran sí representan el sentimiento atlético, no Griezmann. El aficionado colchonero no anda muy feliz al conocer la noticia el mismo día en el que el club ha anunciado una subida de abonos.

El que sí sale ganando en todo esto es la Real Sociedad, que se llevará unos 23 millones de euros sin hacer nada.

De Jong, De Ligt, Griezmann... fichajes que ilusionan y que hacen de nuevo poner nerviosos a los madridistas.

  • Comparteix