Pasan de Cristiano

Los madridistas no quieren ni oír su nombre. Cristiano ha echado al traste nueve años de goles y títulos. Imaginábamos que saldría mal del Madrid, pero quizá no suponíamos que acabaría de esta manera.

Es más, la afición celebra que el portugués ya no marque con la Juventus, que haya dejado de ganar títulos individuales. “El Madrid hace grandes a los futbolistas y no hay nadie que se marche y triunfe” aseguran en la planta noble del Bernabéu. Entre los aficionados, un nuevo cántico: “Lukita, Balón de Oro”. Cristiano es pasado, ni rastro de cariño. Fueron muchos años aguantando sus enfados, su ego y justificándolo todo. Si en el fondo se sienten liberados. “Incluso Benzema y Bale son mejores ahora”. El último lío llegó con los premios de la UEFA. Cristiano decidió no acudir a última hora al saber que iba a ganar Modric. Su entorno estalló discutiendo el premio. Mendes lo llamó “ridículo”. Su hermana mostró los números del croata y un amigo llegó a hablar de “robo”. El propio Cristiano cuestiona el premio y busca conspiraciones detrás de la elección de Modric. Se considera el mejor de la pasada Champions, máximo goleador y entiende que es todo una maniobra del Madrid para desprestigiarle. Ni estuvo ni felicitó públicamente al ganador. La UEFA le ha puesto la cruz por su plantón. Y los madridistas por no saber perder.

Y mientras tanto se mantiene su sequía en Italia, donde es protagonista por dejar inconsciente al portero contrario aunque sea de forma involuntaria o por salir del campo con el ojo morado por un codazo de un defensa rival. Ya le quedan muy pocos defensores en España. Se han olvidado rápido de lo que fue. Bufanda en los ojos y a buscar nuevos ídolos. Da igual que se llamen Vinicius o Mariano. Lo importante es olvidar pronto a CR7. En el club siguen diciendo que la mejor decisión fue darle puerta. De momento tiran con Bale y Benzema ejerciendo como nuevos líderes. Pero siguen muy presentes las dudas de si con ellos dos al frente será suficiente. ¿Aguantará Bale todo el año sin lesionarse? ¿Mantendrá Benzema su racha goleadora? Y, lo más importante, ¿cómo afrontará Lopetegui los partidos ante los rivales grandes? La primera gran prueba ante el Atleti no salió bien. Y, viendo su grupo en la Champions, hasta el clásico no se podrá medir en su justa medida el nivel del nuevo Madrid. De momento los madridistas respiran aliviados. No tienen a Cristiano, pero ni rastro de inestabilidad. Pero que nadie lo olvide, Messi lo tiene claro: “El hecho de que Cristiano no esté hace menos bueno al Madrid”.

  • Comparteix