Operación Triunfo: caso de éxito de televisión transmedia

En el año 2001 se emitió por primera vez Operación Triunfo en TVE. Fue un fenómeno totalmente imprevisible que batió récords de audiencia. La semifinal celebrada en febrero de 2002 tuvo más más de 10 millones de espectadores rondando el 60% de share. La final batió esos números y el posterior festival de eurovisión superó el 80%.

Pero vamos a centrarnos en esa semifinal para compararla con la actual edición. Esta vez el programa volvió modestamente y poco a poco ha ido ganando adeptos hasta convertirse en un fenómeno social y también líder de audiencia. Esta vez las grandes aliadas del programa han estado las redes sociales, convirtiendo el programa en un éxito de transmedia.

Es decir, el programa se vive 24 horas a través de las redes sociales. Los concursantes no sólo podrán tener móvil en la academia sino que además lo usarán y potenciarán para que hagan stories en directo, tuits o posts. Youtube emitirá en directo todo lo que hagan los concursantes gracias a las 50 cámaras instaladas y además se elaborarán mini videos perfectamente editados facilitando que puedan ser compartidos y se conviertan en virales. Un programa de televisión que va más allá de su emisión y que tiene vida propia y genera contenidos propios en las redes, un programa transmedia.

Y la clave de todo. Además de conseguir viralizar el programa gracias a las redes, TVE consigue la cuadratura del círculo: ingresar en publicidad. La ley de financiación de la Corporación de TVE no permite emitir publicidad en sus emisiones… por televisión. Pero no dice nada de las redes sociales. Y aquí es donde han hecho la jugada maestra. Gracias a un canal que emite 24 horas y que tiene decenas de miles de espectadores de media, han utilizado el product placement. Es decir, que aparezcan marcas publicitarias en imagen.

El pasado 9 de enero el programa preparó una gran sorpresa para los concursantes: esa noche cenaban pizza. Y entró un ejército de pizzeros de Telepizza que nunca se vio por televisión pero sí por las redes. Publicidad pagada que superaba el filtro de la ley.

Pero no solo eso, cada vez que clicas a un vídeo de youtube te aparece un anuncio. El canal tiene más de 300.000 seguidores y vídeos con millones de visitas. Para que nos hagamos una idea. Cuando escribo estas líneas había subidos unos 1.500 vídeos. Siendo precavidos ponemos una media de 500.000 visitas por vídeo. Para calcular un aproximado, en youtube se ingresa una media de 1 euro por cada 1.000 visitas. Si multiplicamos nos salen unos 750.000 euros de ingresos, calculando a la baja y solo por venta directa de youtube. A lo que hay que sumar las campañas como la de Telepizza.

Empezaba este artículo hablando de la audiencia de 2001. La semifinal de este año ha sido récord de audiencia, pero con “sólo” 2,7 millones de espectadores y un 21% de share. Es decir, en 16 años ha perdido más de 7 millones de televidentes. ¿Por qué? Porque hay más competencia, muchos más canales, plataformas como Netflix y sobre todo porque no pasa nada si no lo ves en directo.

Lo puedes ver a la carta cuando quieras y la emisión del programa en directo no es lo más importante. La comunidad creada vive del programa siempre que quiera a través de las redes. Puede recuperar todas las actuaciones per separado desde un simple móvil. El consumo de televisión ha cambiado radicalmente. Y solo aquellos medios y programas que saben reinventarse sobreviven y siguen además ganando dinero.

 

  • Comparteix