Certezas

Objetivo de mínimos cumplido. El Barça volverá a estar en octavos de final de la Champions. Se mete, además, como primero de grupo. Con los rivales enfrentados, algún mérito tiene. A nivel competitivo, se ha cumplido con lo esperado. Otra cosa es el juego. Sigue siendo una incógnita. Ante el Dortmund hubo mejoría, fue la mejor puesta en escena de las hechas este año en Europa, y viniendo del tedio de Leganés, la progresión fue clara. Pero queda camino por recorrer. Mucho camino. En Europa no hay curvas hasta febrero. En Liga, viene ya una cerrada el domingo. La forma de afrontarla nos ayudará en el diagnóstico de este equipo, difícil de acertar esta temporada. Mientras nos preparamos para el Wanda, analizamos lo del Dortmund. 

De cara al futuro, el partido deja algunas certezas. Veamos. Cuando se ponen, aunque sea a ratos, este Barça juega mejor de lo que suele. Falta que se pongan con mayor asiduidad. Imagino que la llegada de las grandes citas provocará vestir más y mejores galas. Messi sigue ejerciendo de Balón de Oro. Y con él, todo es posible. ¿Más certezas? No se puede contar con Dembelé, su fragilidad hace imposible hacer planes con él a largo plazo. Esto nos lleva a lo siguiente. Hay que conectar a Griezmann. Y por fin parece que se han puesto a ello. Quizás alertados por la enésima lesión de Ousmane, ayer Messi y Luis Suárez no pararon de intentarlo, hasta lograrlo. El Rey ha comprendido que gran parte del éxito pasa por hacer feliz al Príncipe. ¿Otras? Valverde tiene la obligación de aprovechar a Rakitic. Sergi Roberto es mejor lateral que Semedo. Ah, y la última pero no menos importante. Pase lo que pase, siempre puedes contar con Ter Stegen. Hoy las portadas son para los goles a favor, pero no olvidemos los que se evitaron en contra. Ante el Dortmund, de nuevo, repertorio del meta alemán. Evitó el 0-1 nada más comenzar, el 2-1 ya en el segundo acto y el 3-2 en los últimos momentos de zozobra.

Certezas que pueden ayudar a mitigar las muchas dudas que ha generado el equipo. No las borra todas ni mucho menos, pero permiten abrigarse de cara al invierno. La temporada es larga y el triunfo de ayer permite, al menos, ganarle tiempo al reloj europeo. El calendario en Liga, sin embargo, prohíbe volver a sestear. Llega el Wanda, aguarda el Clásico, espera Anoeta. Triple enfrentamiento para volver a someter a examen al actual Barça de Valverde. En el análisis debemos ser más cholistas que nunca. Faltos de una base sólida, y a la espera de lograr convertir en tendencia la mejoría en el juego intuída ante el Dortmund, debemos mantenernos en el partido a partido. Ante el Atlético será otra prueba. Nos permitirá subrayar las certezas o nos condenará a recuperar las dudas. Lo de ayer, estando como estábamos en la oscuridad de los últimos encuentros, permite albergar esperanza, por tibia que sea. Es un simple punto de partida y veremos si llega con fecha próxima de caducidad, pero al menos pudimos decir, al fin, muchos partidos después, que el Barça fue mejor que su rival. Es un pequeño paso para un equipo de Messi, pero puede ser un gran paso para el Barça actual.

  • Comparteix